HomeMUJERESLas ventajas de hacer ejercicio en temporada de frío

Las ventajas de hacer ejercicio en temporada de frío

Las ventajas de hacer ejercicio en temporada de frío

Hacer ejercicio con frío acelera el metabolismo, se queman más calorías y refuerza el sistema inmunitario

Que haga frío no debe ser sinónimo para quedarte en casa y no hacer ejercicio; entrenarte a bajas temperaturas puede ser muy efectivo y ayudarte más a perder peso. Puedes disfrutar de tus rutinas habituales al aire libre, como caminar, correr o incluso montarte en bicicleta. Si te preparas bien y con un extra añadido, puede ser incluso más efectivo para ayudarte a perder peso y mejorar tu sistema inmunológico.

En cierto modo, una temperatura fría puede ofrecer beneficios que no se obtienen en verano. Por ejemplo, el clima frío puede mejorar la resistencia. Cuando baja el termómetro, tu corazón no tiene que trabajar tan duro, sudas menos y gastas menos energía, todo esto significa que puedes hacer ejercicio de manera más eficiente.

Beneficios de hacer ejercicio a temperaturas frías

Los estudios han demostrado que hacer ejercicio en climas fríos puede transformar la grasa del abdomen y los muslos, en una grasa que quema calorías; es decir, puedes perder más peso. Piensa en un entrenamiento de invierno como una versión potenciada de tu sesión de sudor habitual. Sea cual sea el ejercicio que hagas, el clima frío maximizará tu quema de calorías.

Esto se debe a que el cuerpo trabaja mucho más para mantener regulada su temperatura central. A medida que el cuerpo trabaja para mantenerse caliente, el metabolismo se acelera y el cuerpo quema más calorías y grasas. Ese extra calórico es un aspecto que te debe animar a salir a hacer ejercicio con frío.

A medida que el invierno avanza, los virus se vuelven comunes. Hacer ejercicio no sólo le ayudará a combatir cualquier síntoma de resfriado o gripe, sino que también reducirá la probabilidad de verte afectada. Tu sistema inmunológico trabajará más duro y estará más preparado para luchar contra los invasores extraños y sus desagradables síntomas.

Y como el clima frío obliga a tu cuerpo a trabajar más fuerte durante el entrenamiento, esto también se aplica a tu sistema cardiovascular. A medida que el corazón trabaja más para bombear sangre por todo el cuerpo durante el ejercicio en climas fríos, este entrenamiento vigorizante ayuda a mantener la salud de su corazón en óptimas condiciones. Dado que las enfermedades cardiovasculares son una importante amenaza para la salud, cualquier cosa que fortalezca su corazón es una decisión inteligente.

Tampoco debes desdeñar el aspecto mental. La tristeza invernal, conocida científicamente como trastorno afectivo estacional, surge cuando te sientes deprimida y tu estado de ánimo es bajo a pesar de toda la alegría que percibes a tu alrededor. Esto sucede debido a que los días son más cortos y que tu cuerpo/mente no recibe suficiente luz y endorfinas.

El ejercicio puede mejorar tu estado de ánimo en cualquier época del año, pero tiene un efecto particularmente profundo durante el invierno, ya que dispara esas importantes hormonas del bienestar y mantiene a raya la tristeza invernal. De hecho, las investigaciones han demostrado que un buen ejercicio puede ser hasta cuatro veces más eficaz que tomar antidepresivos para mejorar los síntomas de la depresión. Además de ser un estimulante y estimulante del estado de ánimo eficaz, salir al aire libre cuando hace frío puede ayudar a reponer los niveles de vitamina D en la piel.

Calienta antes de hacer ejercicio con temperaturas frías

 Los músculos fríos corren un mayor riesgo de sufrir distensiones y lesiones, así que asegúrate de calentar antes de su entrenamiento en climas fríos. Hay que evitar comenzar con estiramientos estáticos, es decir, no mover la parte del cuerpo mientras te estiras, lo que puede aumentar aún más el riesgo de sufrir lesiones. Las formas más dinámicas de estiramiento que mantienen partes del cuerpo en movimiento pueden aflojar las articulaciones, hacer que la sangre fluya y calentar músculos y tejidos.

Una rutina previa al ejercicio que puedes probar es hacer círculos con los brazos. Mantén los brazos extendidos hacia los lados, con las palmas hacia abajo, a la altura de los hombros. Comienza a hacer círculos pequeños y poco a poco hazlos más grandes hasta completar 20 círculos. Luego pasa de círculos grandes a pequeños hasta completar otros 20.

Protégete del frío

Hay que respetar el clima frío y asegurarse de estar preparada adecuadamente, tal como lo harías con el calor y la humedad del verano. Vístete con ropa que puedas quitarte y volverte a poner fácilmente según sea necesario. Comienza con una capa delgada de material sintético, como polipropileno, que aleja el sudor del cuerpo. Luego agrega una capa de lana como aislamiento. Evita el algodón, que absorbe el sudor y puede provocar más frío.

Protege tu cabeza, manos y pies. Cuando hace frío, el flujo sanguíneo se concentra en el centro del cuerpo para ayudar a mantener el calor, lo que deja la cabeza, las manos y los pies vulnerables al frío; y protege tus ojos del viento y el resplandor con gafas oscuras.

Es más probable que te deshidrates en climas fríos porque el aire reduce la sed. Si bien es posible que no necesites la misma ingesta de líquidos que durante el verano, aun así, debes mantener el mismo enfoque en materia de hidratación. Bebe agua antes, durante y después de hacer ejercicio y presta atención a la sed.

Ahora!!! ¡Vamos!… cuerpo a la obra!… Déjanos tu opinión

Compartir con
Valora esta nota
Author

editor@kripton.mx

Sin comentarios

Dejar un comentario