Música ideal en tu cerebro; enfócate, relájate o duérmete

Concentrarse en el trabajo puede ser complicado, y más hoy en día con decenas de aplicaciones corriendo en el celular, la computadora o tablet, así como las notificaciones de redes sociales, mensajes de texto, navegadores web, anuncios pop-up, el correo electrónico y las diversas plataformas de mensajería, por no hablar de las tensiones de la vida cotidiana fuera de línea. Es en esta situación cuando te preguntas, “¿por qué no tengo más poder cerebral para enfocarme en esta labor del día?”.

Pues al parecer, esta startup tiene la respuesta. Brain.fm es una compañía fundada por Adan Hewett y Junaid Kalmadi, la cual ha desarrollado una plataforma que reproduce música diseñada específicamente para ayudar a la mente a hacer una de tres cosas: enfocarse, descansar o dormir.

Las pistas musicales, aseguran sus fundadores, cuentan con frecuencias que se alinean de forma natural con el cerebro, ayudando a que se active o se relaje, según el estado deseado. Las pistas cambian en función de cómo el cerebro responde a ellas, y cada una está compuesta en su totalidad por una computadora.

Ambos creadores de Brain.fm eran ya emprendedores. Kalmadi comenzó con una aplicación para redes, y Hewett puso en operación un software de composición musical llamado Transparent.

Hewett, quien es músico, ha estudiado desde 2003 cómo la música y su ritmo tienen efecto sobre el cerebro. En lugar de un producto para los consumidores, el software que creó, Transparent, se orientó a científicos que buscan diseñar pistas para este fin.

Cuando Hewett y Kalmadi se reunieron en una conferencia en 2014 sobre el tema, ambos quedaron fascinados con los resultados de sus trabajos.

“Empecé a experimentar con la tecnología que diseñé y empecé a creer en ella. Luego le pregunté a Hewett: ¿Por qué es esto todavía en un laboratorio? ¿Por qué no puede alguien utilizar esto como terapia? Así surgió Brain.fm”, explica Kalmadi en el blog de la firma.

 

LA DELGADA LÍNEA DE LA DISTRACCIÓN

Según Hewett, hay una línea muy fina en la música entre mantener la atención del usuario y ser una distracción. “Es un juego muy sutil, y nos llevó mucho tiempo para conseguir las pistas ideales: 13 años para ser precisos”.

La experiencia de Hewett con Transparent le ayudó a entender las complejidades de la creación de estas pistas alineadas con el cerebro. Después de que él y Kalmadi decidieron en 2014 que iban a hacer un producto dirigido a los consumidores, Hewett pasó cinco meses preparando el algoritmo.

En lugar de componer la música, Hewett utiliza una forma de programa de aprendizaje conocido como tecnología emergente. A miles de “mini-bots” se les asigna una identidad, como un ritmo de batería o una nota de violín, los cuales compiten entre ellos para organizarse dentro de una pista que se va creando con algoritmos.

Cuando los patrones emergen, los “mini-bots” aprenden a imitarlos. El resultado es un tema musical con ritmos suaves, funcionales, con buen beat. “Esto no es para componer éxitos para Billboard”, asegura Hewett.

Brain.fm tiene cientos de pistas, cada una con un tema diferente. El concepto científico detrás se llama: sincronización de onda cerebral.

Comentar