Republicanos exigen a Obama más mano dura contra el EI tras caída de Ramadi

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano John Boehner, pidió ayer al presidente Barack Obama que dé un giro “radical” a su estrategia de bombardeos aéreos selectivos contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y renueve su solicitud al Congreso sobre sus poderes para hacerle frente con más poder bélico.

 

AGENCIAS.-Obama solicitó el pasado febrero al Congreso una nueva “autorización para el uso de la fuerza militar” para combatir al EI, que este fin de semana tomó la estratégica ciudad iraquí de Ramadi.

Esa propuesta que presentó en febrero para hacer uso de sus poderes de guerra contra los yihadistas no gustó ni a su partido, el demócrata, por considerarla demasiado laxa, ni a la oposición republicana, que piensan que el presidente debería tener más margen de maniobra.

“No está funcionando”. “Con los nuevos avances logrados por el EI en Ramadi, sabemos que la esperanza no es una estrategia. El plan del presidente no está funcionando. Es hora de llegar a una verdadera estrategia global para derrotar la amenaza terrorista en curso”, afirmó Boehner en una rueda de prensa en Washington.

“La solicitud de autorización del presidente contempla menos capacidad para llamar a las fuerzas militares. Creo que dada la lucha en la que estamos es algo irresponsable. Por ello, el presidente, francamente, debe retirar la autorización del uso de la fuerza militar y empezar de nuevo”, aseveró el republicano.

Boehner insistió en que Estados Unidos no tiene una estrategia sólida para combatir a los extremistas y que, pese a sus insistencias al mandatario durante los últimos dos años, “la amenaza ahora es creciente”.

No sobre el terreno. En la propuesta enviada al Congreso, Obama afirmó que “las fuerzas locales” de los países donde se combata al EI, “deben desplegarse para llevar a cabo” las operaciones de combate terrestre, “en lugar de las fuerzas militares estadounidenses”. Por este motivo, el Pentágono se limita a bombardeos aéreos y no despliega soldados en tierra en Irak y Siria, donde los yihadistas avanzan sin muchos problemas ante la debilidad de las tropas sirias e iraquíes.

Reunión. Obama, que reconoció que la caída de Ramadi (a sólo cien kilómetros de Bagdad) ha sido un “revés”, se reunió ayer con su Consejo de Seguridad Nacional para evaluar la estrategia contra el EI.

El presidente de EU celebró la decisión del gobierno iraquí de “acelerar el entrenamiento de tribus locales, aumentar el reclutamiento del Ejército iraquí y entrenar a la policía local” para la reconquista de Ramadi.

Sin embargo, la batalla será dura. El EI ha publicado imágenes de sus terroristas colocando minas alrededor de la ciudad y alertas con sus cañones, a la espera de que aparezcan las tropas leales a Bagdad.

Comentar