Insólita manifestación con corderos al pie de la Torre Eiffel

Una insólita manifestación de 300 pastores y otros tantos corderos tuvo lugar este jueves en París, al pie de la Torre Eiffel, al grito de “la caza del lobo está abierta”. Ganaderos ovinos procedentes de varias regiones de Francia reclaman autorizaciones para matar lobos.

Queremos “mostrar a los poderes públicos la absurdidad del lobo. Y ya que no logramos proteger nuestros rebaños, vamos a pedirle al gobierno que los guarde”, declaró Serge Préveraud, presidente de la Federación Nacional Ovina (FNO).

El reclamo de los pastores es un mayor número de autorizaciones de matar lobos, considerando que las dadas hasta ahora (24 como máximo) son insuficientes.

El lobo, especie protegida, se reintrodujo en Francia procedente de Italia a través del macizo de Mercantour en 1992, y no cesa de extenderse. Su número (se estima en unos 300) aumenta entre 15 y 20 por ciento por año en un área que aumenta asimismo 25 por ciento anualmente.

Los pastores denuncian el aumento de los daños en sus rebaños. Por ejemplo, en la zona de los Alpes de Alta Provenza hubo desde enero 345 ataques de lobos (contra 288 en el mismo periodo del año pasado) y 1.117 ovejas muertas (874 en 2013), según cifras del sindicato de agricultores y ganaderos FNSEA.

“Nuestro trabajo no es recoger cadáveres de ovejas”, declaró uno de los manifestantes, Jacques Courron.

Mientras los pastores manifestaban, al otro lado de la Torre Eiffel, unas 20 personas favorables a la protección de los lobos trataban de hacerse oír.

“Estar por el lobo no es estar contra los ganaderos”, lo que se dice “del lobo es desproporcionado en comparación con los otros problemas de los ganaderos”, declaró Marc Giraud, vicepresidente de la Asociación para la Protección de los Animales Salvajes.

Comentar