Confirman la captura de un operador de La Tuta en la Condesa

Sin un disparo de por medio y derivado de un trabajo de inteligencia y seguimiento de varios meses, elementos de la Policía Federal detuvieron en la Ciudad de México a Mario Alberto Romero Rodríguez, alias El Tucán, integrante de la cúpula del cártel de Los Caballeros Templarios.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), la detención del presunto narcotraficante tuvo lugar la madrugada del sábado, en calles de la colonia Condesa, en el marco del Acuerdo para el Apoyo Federal a la Seguridad en Michoacán entre el gobierno de la República y el gobierno del estado.

Mario Alberto Romero, de 48 años de edad, y originario de Zamora, Michoacán, es considerado una persona muy cercana a Servando Gómez Martínez, La Tuta, líder de Los Caballeros Templarios.

Además se le identifica, según el gobierno de la República, como uno de los mayores opositores a la presencia de grupos de policías comunitarios en la región Apatzingán.

En la trayectoria criminal de este hombre destaca un enfrentamiento que tuvo lugar en junio de 2013 con elementos de las divisiones de Inteligencia y Fuerzas Federales en el municipio de Los Reyes.

Ahí atacó con granadas de fragmentación el hotel donde se hospedaban los efectivos federales.

La Comisión Nacional de Seguridad considera a Romero Rodríguez el principal organizador de actos violentos en contra de grupos de seguridad civiles, como fueron los bloqueos e incendios de vehículos ocurridos el pasado 5 de enero en Antúnez, en los que se utilizó, bajo amenaza, a la población civil para que participara en dichos eventos.

“El ahora detenido también está señalado por orquestar la emboscada a elementos del Ejército Mexicano en el poblado Las Anonas, municipio de Apatzingán, en el que falleció un elemento del Ejército Mexicano y cinco resultaron heridos”, apuntó la CNS mediante un comunicado.

En el momento de su captura le fue asegurada un arma corta, dos cargadores abastecidos, casi un kilogramo de una sustancia con las características de droga sintética y un vehículo.

Después de haber sido detenido, los policías federales pusieron a disposición del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra la Salud (UEIDCS-SEIDO) de la PGR, a Romero Rodríguez, para que sea resuelta su situación jurídica en las próximas horas.

Tras detallar la captura, la Policía Federal puso a disposición de la ciudadanía el número telefónico 088 para recibir y atender denuncias, las cuales pueden ser anónimas, así como la cuenta de Twitter @CEAC_CNS, el correoceac@cns.gob.mx y la aplicación PF Móvil, la cual está disponible para todas las plataformas de telefonía celular.

Desde inicios del movimiento de los grupos de autodefensa  El Tucán, fue señalado como uno de los lugartenientes de Servando Gómez Martínez, La Tuta a quien se le atribuyen ataques contra la Policía Federal, Ejército Mexicano y de realizar narcobloqueos en la autopista del Sol.

A principios de año en el avance de las autodefensas a las demarcaciones de Múgica y Parácuaro, los civiles armados lograron entrar a varias de sus mansiones, predios en los que destacaba el lujo en el que vivía el integrante de Los Caballeros Templarios.

Entre las demandas de los grupos de autodefensa a las autoridades federales era la captura de diversos líderes delictivos, entre esos nombres se encontraba el de Mario Alberto Romero Rodríguez, Servando Gómez y Enrique Plancarte, El Quique, entre otros.

Mario Alberto Romero Rodríguez, El Tucán, sembró el terror durante más de cuatro años en la tenencia de Antúnez; era el “señor” para la mayoría de los habitantes de ese poblado, ubicado estratégicamente entre Cuatro Caminos y Apatzingán, que sirvió como centro de operaciones de Los Templarios hasta que llegaron grupos de autodefensa para expulsar y hacer desaparece al cártel michoacano.

El Tucán huyó minutos antes de que entraran los autodefensas a Antúnez; se fue en una camioneta de lujo y apenas pudo llevarse algunas cosas de su casa”, relató a Excélsior un exguardia de Romero Rodríguez, quien ahora trabaja como jornalero al ser “perdonado” por los civiles armados convertidos en Fuerza Rural.

Mario Alberto Romero fue lugarteniente de Nazario Moreno; a la muerte de su jefe máximo y tras el abatimiento de Enrique Plancarte, se puso a las órdenes de Servando Gómez; siempre estuvo en la mira de los llamadoscomunitarios, porque lo consideraban un “asesino sanguinario”, presunto responsable de secuestros, desapariciones, así como despojo de propiedades a empresarios agrícolas de la Tierra Caliente Michoacana.

“Le gustaban los caballos finos, los coches caros, también las parrandas de varios días y los mejores vinos. Cuando el patrón andaba enfiestado lo cuidaban 20 hombres bien armados”, dijo un habitante de Antúnez, quien fue víctima de una extorsión a manos de pistoleros de El Tucán.

También le conocían como El Frijol o El Pinto, por su evidente enfermedad de la piel identificada como vitiligo. “El único apodo que le gustaba era El Tucán, pagaba hasta 10 mil dólares porque le compusieran corridos con ese sobrenombre”, comentó un vecino del capo.

En Antúnez celebran la captura del presunto narcotraficante, porque aseguran que hasta la tarde del viernes pasado todavía hizo varias llamadas a exlíderes de la autodefensa para amenazarlos de muerte.

Quienes conocieron a El Tucán le atribuyen un homicidio a los 15 años de edad contra otro adolescente a quien agredió a balazos por supuestos problemas personales. “Luego que mató a un muchacho se fue a Estados Unidos y allá estuvo mucho tiempo; luego regresó y se metió ahí con los malos hasta que se hizo jefe de la mafia”, expresó otro hombre de edad avanzada, quien no oculta su beneplácito por la captura de quien impuso su ley durante al menos un lustro en Antúnez, poblado donde la mayor parte de sus habitantes viven de la agricultura y la ganadería.

Comentar