Maroto asegura al fiscal que no quiso “criminalizar” a los inmigrantes

El alcalde de Victoria, Javier Maroto (PP), ha asegurado ante el Fiscal Superior del Pais Vasco, Juan Calparsoro, que no ha querido criminalizar a los inmigrantes ni incitar “a la violencia”, porque él condena “cualquier tipo de acto violento, sea cual sea la motivación”, sino que su intención ha sido denunciar los fraudes en la percepción de las ayudas sociales, como en la Renta de GarantíA de Ingresos (RGI).

“El fraude en las ayudas sociales no distingue de razas ni religiones ni franjas de edad ni género ni número de miembros de la unidad familiar”, ha asegurado. De esta forma, ha justificado sus palabras del pasado mes de julio cuando afirmó que los magrebíes “viven principalmente de las ayudas sociales, que no tienen ningún interés en trabajar o integrarse”, y que era “escandaloso” el caso de ciudadanos de origen argelino y marroquí que residen en la capital alavesa.

“He tenido la oportunidad de explicar cómo los datos y las afirmaciones que hice en el mes de julio han sido, después, ratificadas por los propios datos del Gobierno vasco en todos los aspectos, en el de los porcentajes de los diferentes colectivos que perciben la RGI, también en la sensación de que la percepción de la RGI contiene fraudes. Hoy el Gobierno vasco ha reconocido que, en una de cada cuatro ayudas revisadas, existen incumplimientos o fraudes”, ha explicado.El alcalde de Vitoria asegura que no ha querido “incitar” a la violencia

En esta línea, ha indicado que, mientras él comparece ante el Fiscal porque SOS Racismo le ha denunciado “por descubrir el fraude”, el Gobierno vasco “ha hecho público que el dato de fraude es de 20.300.000 euros”.

Comentar