LA CRIBA: Cárcel a Chumel para que aprenda

Por Arturo Medellín Anaya/Kriptón.mx

Chumel es un imbécil, yo no lo sabía, pero entre y todos se callaron. Cada quien con su copa y Joaquín mirándolos como si fueran a quitarle la suya. A la mejor si es cierto a mí a veces me lo parece, aunque también dicen que así gana. Si yo ganara eso también me hacía pendejo.

Me fui hasta el fondo buscándolo nomás para corroborar la razón del dicho. Como no estaba me acomodé en la barra pedí mi mezcalito y me olvidé del pedo. El mezcal estaba bueno y puse algunas rolas. Como pericos todos hablaban al mismo tiempo y no decían nada.

Así ha de ser Chumel pensé, pero la música me llevó por otros derroteros. Cuando la música es sentimental se vuelve peligrosa, le da a uno por acordarse de asuntos que ni al caso. A Joaquín le estaban cambiando la copa. Siempre el segundo mezcal esta mejor que el primero.

Como el petróleo subió a nivel mundial, dicen que Chumel no va a venir y Joaquín bebe cada vez más rápido, yo sigo con mi mezcalito escuchando a Néstor Mesta Chaires. Como todo lo muerto reverdece, triunfa sobre el barullo.

Me gusta ver el bar en las lunas detrás de las botellas como si lo hubiera pintado Renoir. Está lleno de historias de barrio, y cada cual con su repertorio disputa su predominio sobre la vida. Como nunca llegó si merece o no la prisión que con su pan se lo coma.

Comentar