HISTORIA Y RESPUESTA : Raúl Ruiz en San Luis del Potosi, la alegría del asunto

Por Miguel Ángel Aguilar/Kriptón.mx

Una reunión para festejar a Raúl Ruiz Gómez y de paso a nosotros mismos que por azares de la vida no nos habíamos visto en mucho tiempo y el tema fue su libro y abrazarlo y a su compañera novia y festinar el eje central de nuestra existencia: periodismo nato, callejero, profesional, de altos vuelos, de irrepetibles hallazgos que nos encontraron al buen salario, el viaje alucinante, el análisis completo.

Raúl Ruiz al lado de Ricardo Moreno, o sea, deducir, calibrar, examinar, sobre todo recordar que en la amistad de años perduran mas de mil cosas combatientes en una memoria que se vacuna contra el olvido y Ricardo resaltó no ser “un histórico” de los movimientos estudiantiles mas afamados de los setentas donde las policías y el ejército y la seguridad nacional los apañaba, amedrentaba y fustigaba y nosotros le insistíamos: eres un histórico y basta y el sonreía con una parsimonia propia de los grandes que refutan sin inmutarse y en cambio, dando protección.

También el poeta inefable de Norberto de la Torre y sus rompecabezas que lo dibujan inacabado, siempre completo, fulgurante, Pepe Pereda y su mar de los sargazos como señal de navegar siempre en la amistad y la calma; Jorge Ramírez Pardo, el excelso escritor de las vanguardias, Pedro Félix Gutiérrez Turrubiartes cual mas el idóneo para estar presente en las jornadas inolvidables,  Quique Padrón orientando  las probabilidades, mi hermano Lázaro con trajín de festejar a los festejados a nombre de todas las estructuras que sostienen al mundo.

Y así el peladeaje mientras dando su elegancia trascendencia, el móvil histórico en torno a un libro que Raúl nos trajo de sus entrañables callejuelas juarenses: frase tras frase, líneas nacidas de un maestro de la comunicación y con el criterio de una editorial llamada MÉDANO, 3 MIL EJEMPLARES, como lectura de los buenos tiempos en que todo  es imperativo, su riqueza testimonial es creíble dada su gran experiencia y carisma nacional.

Ahí estaba también Mónica Macias Guel como digna representante de la comunidad femenil potosina inalienable a las ataduras y a los prejuicios, demás compañeros como Pepe Alemán, Víctor Ascanio, Nacho Dávila, José Gutiérrez Guillén, todos del diálogo y la sonrisa, del buen recuerdo y la panza altiva, del bigote encanecido y la terapia de sobrevivir en un escenario pal 2024 que urge de cambios, reencuentros esperados, compañías celebérrimas.

Lo que más me impactó: el deseo de Raúl de regresar al terruño luego de casi 26 años de ausencia y quedarse nuevamente en su patria chica que le quiere y le espera y lo bendice.

Comentar