Urgen concientización de autoridades para evitar violación a DH: Rosario Torres Mata

A doce años del secuestro de Christian Tolentino Torres, quien fuera en 2004 a los 15 años de edad asesinado e inhumado por sus captores en una casa del fraccionamiento El Marqués, en San Luis Potosí, la Maestra María del Rosario Torres Mata, madre de Christian y ex comisionada Ejecutiva de Víctimas a nivel federal, hizo un llamado al cumplimiento pleno de la Constitución, al afirmar que nadie tiene derecho a quitar la vida o dañar, por lo que exhortó a las autoridades federales y estatales a lograr una concientización para evitar la violación de los derechos de las víctimas.

Ante el aniversario de este suceso, Rosario Torres reiteró que los procesos jurídicos en los que se busca la justicia para las víctimas del delito, en el mayor de los casos, las autoridades responsables benefician al inculpado, por lo que aseguró que se deben de sensibilizar a los servidores públicos encargados de estos procedimientos para apoyar a la víctima y no al victimario.

“Cada proceso que llevamos vemos que la gente actúa mal, hay una defensa al inculpado y no se observa el derecho de la víctima, lo que nos lleva a la impunidad, porque se beneficia con averiguaciones previas mal integradas, son tecnicismos, de ahí se envía al Poder Judicial, para continuar el proceso en donde pasa lo mismo”, aseguró la también presidenta de la Asociación de Fe y Esperanza para Víctimas del Delito Christian A.C.

Torres Mata destacó que a doce años de esta terrible tragedia, algunos de los logros que ha tenido la Asociación que preside son que el menor infractor que cometiera delitos graves como homicidio, violación, secuestro tuviera una sanción o internamiento mayor a seis años, lucha que dio como resultado que en la actualidad pasara a 18 años de prisión.

Desde entonces, Rosario Torres ha entablado una incansable lucha no solo para exigir justicia para su hijo adolecente y mayores penas para cualquier persona que prive de la libertad y la vida a otra persona, así como apoyar a otras familias que también cayeron en la desgracia de perder un ser querido en manos de criminales que luego buscan cobijo en organismos de derechos humanos.

Cabe recordar que Christian Tolentino Torres fue víctima de Juan Guillermo López Huescas, de 16 años, había planeado realizar un secuestro para obtener “dinero fácil”, y pidió a su hermano Alejandro López Huesca, de 14 años, una referencia. Le nombro a Christian, su ex compañero de secundaria cuya familia vivía “bien” y tenían dinero.

Una vez escogida a su víctima, dibujo en su libreta la forma en que matarían a su víctima y hasta enumero los beneficios que obtendrían de cumplir cabalmente con el plan. Los días previos a su muerte, Christian fue visitado varias ocasiones en su domicilio por Alejandro y Juan Guillermo. Mientras observaban los bienes materiales de la familia, invitaban a Christian a una fiesta muy exclusiva en las orillas de la ciudad, tan exclusiva que no podía invitar a los amigos de la cuadra.

La tarde del 24 de junio, Juan Guillermo y su cómplice fueron por el joven a su casa, caminaron varias cuadras y luego fue subido a un taxi tripulado por dos cómplices mayores de edad, conduciéndole a la casa de los hermanos López Huesca. Tres llamadas exigiendo 2 millones de pesos a cambio del joven alertaron a la familia, quien paso dos semanas sin dar con el paradero, hasta que la policía ministerial localizo el cuerpo de Christian, enterrado en la cochera de los López Huesca. Aunque lucho por su vida, el joven sucumbió a los martillazos que sus captores le dieron en la nuca.

La profesora Rosario Torres Mata y su familia asumieron la defensa de su hijo, logrando llevar a la cárcel a los responsables, sin embargo uno fue exculpado por un juez federal a pesar de que los asesinos lo involucran en el secuestro y homicidio y Alejandro Huesca fue beneficiado con la ley de Justicia del menor que promovió el entonces diputado Pedro Pablo Cepeda Sierra. Pese a la gravedad de su delito, solo pasó 5 años internados y luego fue puesto en libertad, mientras que juan Guillermo y Fernando Loredo Santana permanecen en prisión.

Comentar