Historia y respuesta: Juan Bernardo Torres Segura, un maestro, un artista, un justicia


Por Miguel ángel Aguilar/Kriptón.mx
Su impresionante trayectoria como bailarín lo llevó a todas las ciudades del país y a los países mas insólitos del planeta, oriundo del histórico barrio del Montecillo, hoy a sus 63 años, Bernardo es símbolo de resistencia, de una juventud que no se le ha desdibujado y en cambio, propone que mediante la ejercitación adecuada y una actitud positiva se pueden vencer todos los obstáculos al paso del tiempo.
Su vida ha sido un eterno trajinar entre ciudades y obstáculos, premios y distinciones, viajes alucinantes, compañías nacionales de la danza contemporánea de las mejores del mundo, ha obtenido infinidad de premios y preseas, su actitud siempre es echarse para adelante sin importar las incomprensiones del oficialismo de la cultura, de los grupos y sus cotos de poder incompartible, tribus de chinches del presupuesto cultural como verdaderas mafias donde la vocación era arrimarse a becas facilotas, a premios fraudulentos, cargos comodinos, contra todo ello Bernardo se rebeló y aunque ha pagado con la indiferencia de las autoridades, el siempre emprende, abre escuelas, busca en las ciudades donde acomodar su orgullo y su gran academia y con su estilo multicolor.
Se le recuerda como uno de las figuras de la compañía NUCLEODANZA, que desde San Luis Potosí se unió al movimiento de la danza contemporánea que vislumbró nuevas técnicas y grandiosos contenidos, siempre con miras sociales, ha incursionado en los temas de danza para inmigrantes, danza para el afligido, los explotados, las desdichadas, las explotadas y un sinfín de avatares ya que al ser de primera mano profesional de la cultura física se impactó al presenciar en la ciudad de México al Ballet Nacional de México lo que lo atrajo hacia esa actividad y -cosas del destino- hasta convertirse como intérprete de esa importantísima compañía de carácter mundial.
Maestro natural, creador emérito, sagaz para emprender, Bernardo se jugó las cartas y se siguió preparando lo que lo llevó a los escenarios jamás imaginados y hubo presentaciones en los mejores teatros, el Cervantino, giras al continente a Europeo, entrevistas, aplausos, cocteles y un panorama de aprecio y simpatía que lo trajo de nuevo a nuestra ciudad luego de una estancia en la ciudad de Morelia y ahora desde aquí y desde hace por lo menos dos años, da resultados y resuelve su experiencia apoyando y guiando a los estudiantes que desean superación en la danza, la actuación, la coreografía, la presencia física con su acondicionamiento.
Saludamos toda la entereza de Juan Bernardo por su expresividad, su talento al servicio de la comunidad, su afán de justicia sin dar marcha atrás, echando abajo las reglas y las instituciones de la hipocresía y el despilfarro, teniendo un marcador que contrasta aun mas la victoria que la derrota, el afán de ser sin depender de ningún padrino o compadrazgo en las necedades de la cultura para unos cuantos, pues nuestro San Luis sigue siendo pobre, analfabeto, nada culto en mas de 3 millones de potosinos, de los 3 millones 600 mil habitantes de este estado que presume ser “culto” y “muy universitario” cuando amplias colonias y ciudades potosinas jamás han visto el teatro, la danza, la música clásica, los pintores en vivo.
Salud Berni, la bandera del Montecillo y de la pileta de Don Ramon te recuerdan y te saludan a cada rato por tu audacia, tu don de gente, tu estilo honesto, tu familia hermosa, y tu radiante, justo y con la perspectiva sorprendente de triunfar ante las dificultades y seguir hacia adelante airoso y lleno de alumnos y banda que te quiere.

Comentar