Irwin Vences se corona en San Luis Potosí en la NASCAR Toyota Series

En una atípica carrera de casi cinco horas y 42 minutos, Irwin Vences se llevó la bandera a cuadros en la decimosegunda prueba de la temporada la cual fue suspendida durante un largo tiempo a causa de la lluvia, y con un gran rebase a 20 vueltas del final ante un piloto experto como Rafael Martínez.

Mientras que Abraham Calderón se colocó como el nuevo líder del campeonato con mil 82 puntos tras acabar en la cuarta posición, seguido de Rubén Rovelo (1,078) y Rubén Pardo (1,075).

La carrera se detuvo en la vuelta 73 y así se mantuvo durante tres horas y 20 minutos a causa de la fuerte lluvia que cayó en el óvalo, y se corría el riesgo de ser suspendida por cuestiones de luz natural, sin embargo se reanudó y la misma pudo ser completada.

Vences, quien pelea por el campeonato de la temporada dentro del Desafío, tuvo una doble celebración, ya que además de llevarse la bandera a cuadros, se convirtió en papá en el transcurso de la semana.

Sin duda una carrera en la que venimos con sentimientos encontrados porque mi vida son las carreras y los autos, pero en asa tengo una familia y una bebé que acaba de nacer, así que dejarlas desde el jueves es complicado, pero aquí están los frutos’, apuntó Vences.

Por su parte el piloto de HDI Seguros/Grupo Imagen Multimedia,Rubén García Jr., acabó en un meritorio noveno lugar tras arrancar desde la pole position, debido a que se quedó sin frenos antes de la suspensión a causa de la lluvia.

Yo creía que iba a acabar del lugar 20 para atrás y ya iba a ser un buen resultado porque andaba completamente sin frenos y el pedal se iba hasta abajo y daba la carrera por perdida, pero la lluvia duró mucho tiempo y la baja temperatura ayudó a que se enfriara todo aunque se mantuvo el problema con los frenos”, apuntó García Mateos quien se mantiene en la sexta posición del campeonato’.

El tipo de llantas de los autos de NASCAR, impide que la carrera se desarrolle como en otras categorías del automovilismo deportivo.

El tipo de pista en los que se lleva a cabo la NASCAR Toyota Series, o NASCAR México, es decir, óvalos, obligan a que los carros utilicen llantas lisas.

La circunstancias de hacer la carrera en óvalos es de mayor riesgos y mayor exigencia de agarre en los coches”, explicó Rubén García Novoa, piloto de más de 20 años de experiencia en diferentes categorías en el automovilismo nacional e internacional. “Las llantas, por más dibujo que puedan tener nunca van a alcanzar a desalojar la capa de agua que se puede generar cuando está lloviendo y se convierte en una situación inmanejable.

“En un circuito es mucho más fácil que el agua drene y que un buen dibujo te haga desalojar. Las llantas de los coches de NASCAR son lisas y es porque tienen toda la superficie en contacto con el piso, y si se le ponen dibujo se interrumpe el contacto, pero cuando llueve la capa de agua no se desaloja y las llantas quedan por arriba de esa capa de agua y es como jabón, muy resbaloso”, agregó García Novoa.

Cuando llueve mientras se desarrolla la carrera, tal y como sucedió este domingo en el óvalo de San Luis Potosí durante la décimo segunda prueba de la temporada, la suspensión se considera una bandera roja, y nadie puede tocar los vehículos mientras están detenidos, incluso si el clima o la luz natural obliga a suspender la carrera hasta el día siguiente.

“Esta suspensión es una bandera roja, y el reglamento marca que los coches quedan formados en el orden que venían en la pista, nadie puede tocar los autos en ningún sentido y quien lo haga queda descalificado, y en el momento que sea posible reanudar será en el mismo orden bajo bandera amarilla, un cierto número de vueltas que la dirección de carrera va a definir y les daría bandera verde nuevamente.

Si hay una reanudación un día después por cuestiones de luz, de lluvia u otro motivo es el mismo procedimiento, los coches se quedan en donde están actualmente, tapados o como sea y se llama encautamiento, los oficiales de pista están a cargo de los coches y no se les puede tocar nada’, comentó García Novoa.

Para que una carrera sea oficial, se necesita completar el 50 por ciento del recorrido. En la Potosina 200 se da un total de 250 vueltas, por lo que es necesario completar al menos 125 giros para que la carrera pueda ser puntuable para el campeonato.

La totalización de la carrera debe darse en circunstancias de seguridad para los pilotos, tanto en cuestiones de pista como en visibilidad.

Comentar