San Luis Potosí SLP México, noviembre 23, 2017

HISTORIA Y RESPUESTA: Si Dios fuera a Matehuala

miguel angel aguilar

Por Miguel Angel Aguilar/Kriptón.mx

Si Dios fuera Matehuala se fijaría inmediatamente cuantas unidades médicas cuenta para ayudar a sus niños y ancianos, daría cuenta que su historia es tan singular como la mejor ciudad del mundo, porque singulares son los hombres y mujeres que han habitado estas tierras desde tiempos inmemorables.

Matehuala es  tierra fértil en la historia, la literatura, la música, el buen periodismo, la exportación de productos agrícolas y ganaderos  y mineros, toda una gran gama de quehaceres que se van a rejuntando en el devenir de los años en pos de esclarecer quién fue quien nos dejó esta ciudad para que anduviésemos con toda membresía, quién construyó sus calles, sus huertos, sus hermosas plazas, quién hizo lo debido en épocas de guerra y de paz, en las desastrosas epidemias, en los jolgorios de la victoria.

Si Matehuala y San Luis se pelean por las fechas, que si antes fuera fundada esta ciudad 42 años antes que la ciudad capital, mas aun, sabemos que las poblaciones huastecas potosinas datan de miles de años, y que en 1522 el propio Hernán cortes y la malinche, estuvieron en la gran huasteca vengando afrentas, sometiendo pueblos, haciendo aun mas tributarios a enormes poblaciones que se rendían en masa

En Matehuala, su historia es también muy singular por la multitud de hechos históricos y de personajes que le han dado fama local, nacional y mundial

Hace poco murió en esa ciudad el doctor Tereso Vaquero, hijo legítimo de Matehuala y descendiente directo del gran cacique indio juan vaquero, quien participó en las guerras de pacificación de los naturales de estas tierras y que al fragor de no dejarse quitar sus espacios, de probar la carne vacuna que volvía locos a los habitantes y que a lo largo de los años perseguían a los soldados y mineros que se dirigían a zacatecas  o al fuerte de Saltillo a la explotación de la plata y del estaño. Eran las famosas tribus de los negritos y su lengua guachichil, chanales y mazapiles que se comían unos a otros por la escasez de comida, desnudos y feroces, imbatibles y sorprendentes.

Así, el gran zacatecano Miguel Caldera Yamute logró la pacificación de los indígenas potosinos mediante muchas argucias y regalos de paz que los convencían en masa

En la ciudad capital fue necesario repoblar las zonas con cientos de familias tlaxcaltecas que llegaron a enseñar a los naturales al cultivo de la tierra, a vivir en comunidades bajo terrazas de alimentos nuevos, civilizadamente como diría el padre Montejano.

Así como en la Argentina, la madre de todas las ciudades, Santiago del estero, cuyo fragor fue importante por la decisiva explotación adyacente de las minas del Potosí en Bolivia, Santiago del estero, población indígena guaraní y quechua, logró abastecer de miles de enseres para los mineros que en esa época revolucionaron la economía del mundo….de la misma manera, Matehuala ha sido y fue, bastión de abasto de víveres y enseres para la explotación de las minas de Real de Catorce,  Charcas y Villa de la Paz y los que en la lista del trabajo y la exportación mundial, le dieron auge económico a la población y logró el avance de la cultura del trabajo.

Me decía hace años el distinguido comerciante el señor Celorio, MATEHUALA ES LA SEGUNDA CIUDAD CULTURAL DE SAN LUIS, peleándose definitivamente con la idea de que Valles o Rioverde pudieran alcanzarla. Y es cierto, esta ciudad  ha sido,  en las decisiones vitales de abasto a otras ciudades mineras, también portal de muchos ciudadanos que le dieron fama y orgullo, trátese de médicos, políticos, periodistas, escritores, ingenieros, inventores, etc.-

Durante muchas décadas los historiadores de San Luis se peleaban agriamente al decidir las fechas de Matehuala era incierta,  lo cierto, insisto, es que las poblaciones humanas en estas tierras datan de mas de 20 mil años y cuyos vestigios son comprobables en infinidad de cuevas con los famosos huilanches, o sea, las puntas de piedra y de hueso que usaban los indígenas de estas tierras para la caza y recolección de frutos.

El historiador potosino don Octaviano Cabrera Ypiña, a quien tuve el gusto de conocer y entrevistar por los años noventas, sostenía que en estas zonas son las más antiguas del México profundo y que la presencia humana databa de por los menos entre 12 mil y 20  mil años. El mismo aseguraba que en las poblaciones de Villa Hidalgo y Matehuala, se convirtieron en paso de migraciones de naciones indígenas sorprendentes y dejaron huella ya por sus utensilios para la caza…de todos es sabido que en la glaciación que tuvo el planeta hacia mas de 13 mil años, ello obligó a que los habitantes de estas zonas se refugiaran en cuevas y con el arma del fuego, mientras acechaban con terrible fuerza y hambre los tigres dientes de sable y pavorosas fieras.

Ello precisó al habitante de estas tierras a ser siempre más cauto, mas fueron, siempre desconfiados y aguerridos y feroces y de ahí que en los genes aun persisten estos síntomas.

Por ello las condiciones actuales del mundo se crispan entre la carga genética y las condiciones sociales de clases, de unos y otros diferentes en las situaciones económicas.

Matehuala es más que una mina, una hacienda prodigiosa, mas que un elemental giro en la historia al paso de los insurgentes independentistas o su orgullosa guarida en la época de Juárez, es más que un centenar de hombres y mujeres que llenaran de gloria las paginas del esfuerzo mundial.

Sobran los motivos: ¿Qué tiene que ver, por ejemplo Matehuala y la luna? ¿Matehuala y el Colegio De México? ¿Matehuala y el Conservatorio Nacional de Música? ¿Matehuala  y  el Museo Nacional de Antropología?’

¿La Academia Nacional de la Lengua?.Es decir, a descubrir por ustedes mismos estos acertijos en los que detalladamente la historia acertó en registrar la vibra camelense en esas coordenadas aunque dichos datos, insisto, están u olvidados o mal comprendidos. Ya saben, el egoísmo rampante de los historiadores potosinos y sus ínfulas de grandeza curra desperdiciada, poquitera para acabarla.

De muchos es sabido que los orígenes de esta ciudad se basaron en duras jornadas en pos de abrirse caminos los españoles más avanzados en la aventura y la conquista de tierras y el gesto de la conquista se basó en las armas, el fuego, pero también la pacificación, la evangelización, la apertura de haciendas, la explotación de minas, la trata de esclavos, la migraciones de otras naciones indígenas.

Todavía se recuerdan en los anales de la historia los ataques de las hordas de apaches y chiricaguas que lograron en esta ciudad hacia 1870 el rapto de cientos de mujeres y niños llegando a la escalofriante cifra de casi 800 personas y que solo bajo la argucia militar de la defensa lograron las fuerzas locales y estatales detener tan aberrante suceso que llenó de pavor a la población.

Me  decía en cierta ocasión el ahora fallecido dramaturgo nacional Víctor Hugo Rascón Banda que cómo era posible que un ataque apache hubiese acontecido en nuestro territorio, pues el argüía que tan solo hubiesen llegado a su natal Chihuahua y le señalé con los datos precisos de HISTORIA DE SAN LUIS del insigne DON PRIMO FELICIANO VELAZQUEZ que tal acontecimiento sucedió e incluso, los apaches por poco y llegan a la ciudad capital de San Luis Potosí.

Por todos lados se sabe que la ciudad de Matehuala es una ciudad cálida, una ciudad de contrastes y con muchas fechas históricas que bien podrían colocarse dentro de la tragedia, pero también de la lucha constante por superar sus condiciones de vida.

Se le recuerda por el paso de Hidalgo y Mariano Jiménez en su lucha guerrillera y la provisión de víveres, pero también, por el temible látigo del policía realista Félix María Calleja del Rey y su afán de desarticular el movimiento insurgente y lo logró, se jactaba Calleja de haber detenido y fusilado y decapitado a casi todos los lideres insurgentes, así como a un buen numero de sus seguidores.

Se le recuerda a Matehuala porque fue el refugio sensato del gran Benito Juárez García y su cálido apoyo en sus decisivas migraciones con todo su equipo nacional, su gabinete trashumante.

Un hecho siempre nos llamó la atención, ya porque fuera leyenda, ya porque fuese un rumor, pero se supo que en esta ciudad don Benito Juárez fue apresado y abofeteado por el gobernador traidor José María Flores y lo que los historiadores que niegan tal hecho, aducen que don Benito, ante el acaso mundial de los ejércitos mas poderosos del mundo y enquistado en territorio nacional en su búsqueda y captura, tenía “dobles” y como tal pudo suceder tal hecho, pero no en la persona de don Benito.

Se le recuerda a Matehuala por la valentía conservadora del otro general indio Tomas Mejía y las cruentas batallas que en este territorio afianzó para que el ejercito imperial, el ejercito francés intervencionista triunfara  en esta batalla que fue recordada por muchos años por la reacción del país.

Teodoro Torres, gran escritor matehualense, fue durante muchos años orgullo de las letras, ya que al ingresar como miembro de número a la Academia Mexicana de la lengua exaltó las virtudes de una provincia como la de Matehuala y San Luis con sus características inolvidables

De siempre supimos que el mártir del periodismo potosino lo fue don Ángel Veral, quien aún no se aclara si era natural de Cerritos o de esta ciudad, lo cierto es que aquí desarrollo su capacidad periodística y de denuncia, de recreación, de salutación a las buenas políticas que en algo ayudaban a mitigar las hambrunas, los saqueos. Don Ángel Veral fue fusilado en el mismo panteón del Saucito y confiscada su imprenta por las fuerzas carrancistas para así acallar las voces de protesta por sus atropellos y las penosas condiciones de miseria, prostitución y trata de esclavos en un San Luis tenebroso y harto de desilguadades.

Si dios fuera a Matehuala vería todas estas acciones, daría su tiempo valioso en la apertura de muchas otras casas de cultura que son el portal para las mejoras del alma y en que niños y jóvenes, gente común y agradecida con las artes y los libros, a dar la formula exacta para la sensibilidad del alma y el desarrollo de los pueblos con justicia, pan, agua limpia, decoro a toda costa.

Cuando dios venga a Matehuala de seguro saludará con frenesí los altos porcentajes productivos, su afán de reclutar siempre en las jornadas laboriosas el buen salario, la justicia sindical, el trato digno.

No se conocía en los anales de la historia potosina que un pueblo como este hubiese dado tanto y tanto al desarrollo local y nacional por la riqueza de sus minas, de siempre supimos que la explotación del Urano era vital para la energía atómica de los países europeos y que precisamente en estas tierras un gramo equivaldría a millones de sudores y ganancias insospechadas.

No se conocía en los episodios gloriosos de los embates nacionales contra la corona o los latifundistas del porfirismo, que hubiese hombres y mujeres que dieron todo por que en este desierto floreciera la defensa legal de las flores ante la barbarie de la espina ensangrentada de inocentes y verdaderos mártires de las causas sociales ofrendando su vida y sus hazañas-

Recuerdo hace años haber leído en el DICIONARIO ENCICLOPEDICO DE MEXICO del gran Humberto Mussachio, a infinidad de matehualenses dignos de la mejor albricia y el gran aplauso, ya por su contribución a las ciencias en el Politécnico Nacional, en la elaboración de piezas de alta ingeniería en la NASA y los vuelos espaciales, en la formulación de teoremas en la Universidad Nacional de México y en muchos puestos claves del gobierno federal y de otros organismo nacionales e internacionales.

Le queda a la juventud matehualense y a quien escucha y lee, buscar y seguir indagando los datos que de seguro les ayudará a sentirse mas orgullosos de esta bella ciudad que día con día crece a la par de sus necesidades, retos y licencias para seguir adelante.

Con Dios por delante triunfaremos, con Dios por delante abatiremos la pobreza, las enfermedades, rezaba un cartel de hace 150 años en esta ciudad, cuna también de infinidad de revistas satíricas, de periódicos alebrestados, de ilustraciones autorizadas a estar entre el pueblo que protestaba por el incumplimiento a las constituciones y a la valía del hombre en su palabra de ser siempre honrado, leal a los principios de la constitución, de la mas elemental de las justicias.

Cuando dios venga Matehuala de seguro sonreirá por ver tantas cosas buenas que aun se sospechan son de buena obra, sus olorosas panaderías, sus mercados populares, sus colonias floridas, sus habitantes decididos, sus carnavales y fiestas juveniles.

Seguro habrá de bendecirlos nuevamente, darles otros retos, retirar el dolor que a veces se acentúa en el luto, las ráfagas o el desperdicio, pero se quedará un buen rato mas, a ver como sus hijos descubran su historia y le den vuelco a su gloriosa estirpe mexicana.

Acerca de Miguel Ángel Aguilar Fuentes

Dejar un Comentario