San Luis Potosí SLP México, septiembre 19, 2017

HISTORIA Y RESPUESTA: Antonio Barrera Morales…la ruta que desempolvó la dignidad

Por Miguel Ángel Aguilar/Kriptón.mx

Entrañable por donde se le viera, el gran Antonio Barrera Morales ha fallecido con todas las luces que a su nombre rodean en la suerte de haber sido parte de una generación de abogados y humanistas que le dieron fe a la cosa pública.

Y a su oficio.

Proveniente de la gran tradición del pueblo potosino por el trabajo y la superación de las pobrezas, su historia se inscribe en haber sorteado las dificultades más enterradas en un mundo y un terruño por demás alebrestado en impedir la educación gratuita y la impartición de la justicia, su método fue escalón tras escalón y logró salir victorioso en todas sus batallas.

Amigo de intelectuales, luchadores sociales, artistas y una gran gama de personalidades, el maestro Barrera Morales fue un diestro catedrático, Un delicado precursor de los derechos políticos y electorales de los ciudadanos, un escritor de aguzada inteligencia y un ardiente defensor del estado de derecho tan vapuleado por las camarillas y la corrupción generalizada.

Muchas veces tuvimos la oportunidad de grandes pláticas en donde explicaba con emoción su infancia y primera juventud y la amistad afectuosa con los ya también fallecidos José Carmen García Vázquez y Pedro Ybarra Flores, la triada perfecta de la bohemia y la discusión de los pormenores y la esperanza.

Desde ver las vecindades atestadas de inmundicias, dormir en una banca en la alameda, hasta adquirir honradamente grandes propiedades, hacer una familia genuina ,viajar por el mundo y ser sensible con la banda y reunir en sus cumpleaños a una gran gama de personajes únicos que difícilmente se pueden olvidar.

Adiós al gran Antonio Barrera Morales, de verdad conmocionado y agradecido y el privilegio de haber convivido con su perfecta armonía, su amor a la patria chica y su devoción por las cosas buenas que la vida le retribuyó con alegría y descaro emocionante.

Acerca de Miguel Ángel Aguilar Fuentes

Dejar un Comentario