San Luis Potosí SLP México, enero 17, 2018

AQUÍ ENTRE NOS: La lucha de Salvador Nava  contra el cacicazgo de Gonzalo N. Santos

Por María Elena Yrizar Arias/Kriptón.mx

El estado de San Luis Potosí, era controlado por el cacique militar y  revolucionario Gonzalo N. Santos, quien en 1943, asumió el papel de Gobernador Constitucional de Estado, siendo el primer gobernador que estuvo en el poder por seis años (1943-1949) independientemente de ser gobernador, continuo ejerciendo el poder,  ya que tenía el  control de las fuerzas políticas del estado: el gobernador, los diputados locales, alcaldes, sindicatos afiliados a la CTM y por supuesto la prensa; para el año 1950 el único grupo disidente era uno de la Universidad encabezado por Manuel Nava, hermano del Doctor Salvador, rector de la Universidad  Autónoma de San Luis Potosí

Durante el período de rectoría que ocupara Manuel Nava (1952-1958) la Universidad fue castigada por parte del gobierno federal al restringirle el presupuesto de manera importante ya que se catalogaba a esta, como  una de las Universidades problemáticas del país, entonces Gonzalo N. Santos,  ofreció su ayuda a la Universidad la cual recibiría dinero del estado a cambio de entregarle al cacique el control Universitario, la anterior propuesta provocó la indignación del grupo en el que estaba en rectoría . El grupo de profesionales  que apoyaba al rector  Manuel Nava  era gente de la escuela de  Medicina e Ingeniería que hasta entonces se había mantenido al margen de la política, el apoyo universitario del que gozaba el rector Nava los llevo a formar en 1958 la Federación de Profesionistas e Intelectuales del Estado (FPIP) encabezada por su hermano  Salvador Nava, para finales de ese año Salvador Nava y su gente vieron la posibilidad de presentar una candidatura para la alcaldía de San Luis como candidato del PRI. El momento era idóneo para Nava, ya que contaba con el apoyo de la mayoría de la capital potosina y de diferentes grupos políticos del Estado pero principalmente la coyuntura nacional se lo permitía; el año de 1958 era de intensa movilización política en el país encabezándolo el movimiento Ferrocarrilero.

A la candidatura de Nava se le unió gente del PRI que estaba en contra de Gonzalo N. Santos pero este último movió sus influencias para descartarlo como candidato del partido oficial, la Asamblea de Comerciantes e Industriales de San Luis además de uno de los grupos más importantes de San Luis: la Unión Nacional Sinarquista (UNS), simpatizaban con Nava, también se unió el grupo de los miembros del Partido Comunista Mexicano (PCM) de la capital potosina, dirigidos por la fábrica Atlas (comuna obrera) , hay que destacar lo simbólico de unir a dos grupos completamente extraños como son Sinarquistas y Comunistas por un solo objetivo, vencer al cacique.

El resultado de toda esta fusión de fuerzas políticas fue la creación de la Unión Cívica Potosina (UCP) que el primero de Enero de 1958 presentó la candidatura independiente de Salvador Nava, su campaña se extendió por todo el municipio, y su base política era sencilla; quitar del poder a Gonzalo N. Santos, que se respetara el voto y desaparecieran los poderes estatales controlados por los Santistas. El 7 de enero se realizaron elecciones municipales, el triunfo favoreció a Salvador Nava frente al candidato del PRI Gutiérrez Castellanos, sin embargo los candidatos de la USP que también habían competido en los distintos municipios solo habían logrado dieciocho alcaldías, solo quedaba un elemento importante en el aparato Santista el gobernador Manuel Álvarez.

Las protestas en contra del gobernador y las amenazas de una huelga general de labores y otra de pago de impuestos, se habían lanzado desde que Nava se encontraba en campaña y se mantuvieron días después de la victoria de Nava, la comunidad exigía la desaparición de los poderes estatales, la renuncia del gobernador y el reconocimiento del triunfo de Nava, de lo contrario se cumplirían las amenazas.

Ante las fuertes presiones que ejercían la ciudadanía antes de la elección, el 21 de Noviembre el gobernador fue a la capital del país para recibir órdenes superiores., posteriormente el jueves 27 estallaba la huelga en San Luis que ya se anticipaba, la paralización de todas las actividades económicas por parte de la industria y del comercio organizado, en los días posteriores la ciudad estaba desierta, el único movimiento que se registraba era el de las manifestaciones contra Gonzalo N.  Santos y el movimiento del ejército.

Desde que había comenzado las manifestaciones antes de la fecha de las elecciones, el ejército de la doceava zona militar se había situado cerca de las manifestaciones, de manera vigilante por si se perdía el control, estuvieron presentes en las elecciones pero no tuvieron otro papel que el de resguardarlas, posteriormente durante los días de huelga se limitaron a ser meros espectadores. Los navistas temían la presencia del ejército por una posible represión si las manifestaciones se tornaban violentas, pero temían más el control que ejercía Gonzalo N. Santos sobre el general encargado de la zona militar.

El movimiento llegó a su punto más alto, a principios de Diciembre, cuando un niño fue asesinado por un policía en el momento en que este se encontraba en una manifestación a favor de la liberación de personas que se oponían a Gonzalo N. Santos. Para estas fechas la huelga se había extendido a 30 municipios del Estado, el gobierno federal no tuvo más opción que negociar con Nava y dar un golpe importante al cacicazgo.

Unos días más tarde se alcanzaba el éxito se anunciaba que Álvarez pedía licencia para abandonar su cargo y el gobierno federal prometía poner un gobernador interino que se encargaría de limpiar toda influencia santista. El encargado de negociar era el reciente Secretario de Gobernación de Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, quién buscaba que Nava levantará la huelga y tranquilizara el movimiento; ya que cada día que pasaba se volvía una amenaza para el control del gobierno, en propias palabras el Secretario de Gobernación “para poder controlar era necesario canalizar el movimiento a través de instituciones otorgándoles lo que exigían para posteriormente sin tanta presión recuperar el control de los mecanismos del poder local con los opositores o sin ellos ” (Calvillo,1986:46).

Las negociaciones fructificaron, la huelga se detuvo. El ayuntamiento navista (1959-1961) comenzó labores al año siguiente, rápido se vieron reflejadas acciones que ningún otro político santista había logrado, se comenzaron proyectos de infraestructura en todos los barrios y colonias de San Luis. Para finales de 1960, Salvador  Nava había adelantado su informe de gobierno donde anunciaba que sería el último porque se retiraría de su cargo, el 10 de enero de 1961 declara públicamente sus intenciones por competir para la gobernatura postulándose como precandidato del PRI, el primero en ponerse en su contra fue de la Vega, algunos consideran esta acción un producto de los celos de este por la incapacidad de gobernar frente a la figura de Nava, quien contaba con el respaldo de la población, otra posible causa del descontento con Nava, era la crítica que realizaba el gobernador bajo el argumento que Nava simpatizaba con corrientes tradicionalmente enemigas de la revolución.

Salvador Nava, nunca dejó de pertenecer al partido del  PRI, las circunstancias lo habían llevado a conseguir la alcaldía con un partido independiente, y sin embargo confiaba en que el sistema de elección interna del PRI le diera la candidatura por San Luis. A Nava lo habían propuesto por algunos amigos que tenía en el PRI, y contaba con todo el respaldo que logró durante su estancia en la presidencia municipal. Sin embargo las noticias que le dio el general Alfonso Corona del Rosal eran claras. No tenía el apoyo del PRI nacional.

Las cúpulas del partido oficial decidieron lanzar en contraposición a Nava, como candidato a la gobernatura de San Luis Potosí al profesor Manuel López Dávila, de quien poco se sabía por el periodo de ausencia en el estado, López Dávila había hecho carrera política en Chihuahua y no en San Luis.

NAVA, CANDIDATO INDEPENDIENTE A LA GUBERNATURA.

Nava por su cuenta tuvo que registrarse como candidato independiente, su candidatura no recibió de la UNS y PCM organismos que lo habían apoyado en la campaña del 58, desde que Nava se encontraba en la alcaldía varios de los grupos que lo habían llevado al poder no le reiteraron su apoyo para la gobernatura, sin embargo las bases de estas agrupaciones políticas si estaban con Nava además de importantes sectores como: obreros, campesinos, profesionistas, industriales, amas de casa, comerciantes, etc.

El ejército había llegado de nueva cuenta a la capital potosina días atrás de las elecciones, para supuestamente mantener la paz; el verdadero objetivo del ejército era proteger al candidato del PRI contra los intentos de agresión en su contra, ya que el repudio por el nuevo candidato del PRI no se dejó esperar a días de comenzada su campaña, era irónico que el ejército tuviera que proteger al candidato de los propios votantes y aun así tener la elección asegurada.

En julio de 1961 se realizaron las elecciones para gobernador, y los resultados parecían claros, una victoria para Nava como había ocurrido en el 58, sin embargo no fue así, más del sesenta por ciento de la población votantes registraba sufragio por López Dávila, solamente en la capital de San Luis se había reconocido una mayoría de votos para Nava pero en los demás municipios no, se había registrado un fraude electoral más en los anales de PRI, las noticias de quema de boletas y la desaparición ánforas electorales corroboraban lo anterior, en algunos casos el mismo ejército ayudó a la desaparición de los votos, todo indicó que el poder central no permitiría el ascenso de Nava a la gubernatura.

Las manifestaciones a favor de Nava comenzaron días posteriores a los resultados de la elección, un nuevo movimiento de resistencia civil había comenzado, el movimiento navista ya no peleaba contra el cacicazgo en el estado sino frente a la imposición que ejercía el gobierno central en el estado y en todo el país. Durante los meses siguientes la ciudad fue sido literalmente sitiada por el ejército; soldados y tanques llegaban con la orden de mantener la paz, en comunicado de prensa el ejército prohibía estrictamente cualquier tipo de manifestación, a lo que Nava contestó desde el periódico disidente “Tribuna” como una afrenta contra la libertad de expresión.

Días antes de la toma de poderes del nuevo gobernador, el 15 de septiembre se celebraban paralelamente dos fiestas populares por la conmemoración de la independencia de México, en la jardín público de Tequisquiapan se encontraba la gente de Nava y en la plaza pública de armas se encontraba la fiesta oficial del gobierno, las dos resguardadas por el ejército, cerca de la media noche comenzó una balacera en plaza de armas, personas disparaban desde una cafetería a la multitud y el ejército contesto el fuego.

El gobierno federal responsabilizó a los navistas de la provocación, los verdaderos responsables de comenzar la refriega fueron hombres de exgobernador de la Vega quienes intentaban desprestigiar a Nava y sus gente.

Al día siguiente se aprehendieron cerca de 50 líderes de la oposición además de ser destruido el periódico Tribuna por el ejército, entre los últimos detenidos del día se encontraba el doctor Nava, todos los hombres arrestados fueron mandados inmediatamente al campo número 1 del ejército en la ciudad de México, y semanas después a la cárcel federal de Lecumberri. Nava regresaría a San Luis Potosí hasta el día 15 de octubre después de ser liberado por la falta de pruebas, durante las siguientes dos años las manifestaciones y la resistencia civil continuó, En febrero de 1963 Nava volvió a ser detenido junto con otros líderes, pero en esta ocasión fueron golpeados y torturados, esta vez la resistencia pacífica no pudo contra la imposición de un gobierno central a través de la fuerza.

El navismo no volvería a tomar fuerza durante los siguientes 19 años. Salvador Nava volvió a la lucha política en 1981, fundó el Frente Cívico Potosino, y respaldado por el Partido Acción Nacional y el Partido Demócrata Mexicano fue postulado nuevamente candidato a Presidente Municipal, venciendo al candidato del PRI, Roberto Leyva Torres, por una proporción de dos votos a uno. Posteriormente encabezó la oposición al gobernador Florencio Salazar Martínez que terminó con su caída y sustitución por Leopoldino Ortiz Santos y en 1991 fue postulado por el PAN, el PDM y el Partido de la Revolución Democrática como candidato a Gobernador a pesar de para entonces estar enfermo de cáncer. En las elecciones del 18 de agosto de 1991 fue declarado oficialmente triunfador el candidato del PRI, Fausto Zapata. Una vez más Nava reclamó un fraude y anunció la realización de una “Marcha por la Diginidad” de San Luis Potosí a la Ciudad de México. Ante las protestas, Fausto Zapata, que había tomado posesión como gobernador el 26 de septiembre de 1991 renunció el 10 de octubre y fue sustituido por Gonzalo Martínez Corbalá. Ante esto el Doctor Nava suspendió la marcha. El Doctor Nava falleció a causa del cáncer el 18 de mayo de 1992.

LA IMPORTANCIA DEL NAVISMO.

El movimiento navista durante los años 1958-1963, tiene importantes características que lo hicieron en su momento adelantado a su época, por un lado dejó huella como el primer movimiento político que se realizaba en el interior del país a favor de la democracia, se logró que un pueblo como el potosino se movilizara y se volviera un sujeto importante en la toma de decisiones, demostró que la resistencia civil si es una forma de hacer respetar la libertad y las ideas, pero sobre todo demostró que los mexicanos ya estaban preparados para afrontar una verdadera democracia y que las reformas políticas en materia de democracia eran necesarias.

El movimiento navista en este periodo logró cosas muy importantes como quitarle el control a Gonzalo N. Santos, gran cacique del estado, para desaparecer de una buena vez el poder del cacicazgo que imperaba desde la revolución, los navistas también lograron conquistar la alcaldía de San Luis frente a tantas dificultades y con la fuerza dela resistencia civil pero era una tarea imposible vencer al PRI en las elecciones de gobernador.

Nava demostró ser un buen líder, pero no por tener un gran carisma sino porque representaba a toda la población que había sido apolítica como él y por lo tanto sin la corrupción del poder. Ate su figura se congregó las más distintas fuerzas políticas y la población en general, su movimiento ciudadano marcaría esta época de dictadura disfrazada, como la de una lucha por la democracia.En todos estos movimientos, el Doctor Nava estuvo acompañado de su esposa la señora Concepción Calvillo de Nava, quien ha cumplido 100 años de vida ejemplar de lucha y constancia.

Acerca de María Yrizar Arias

María Elena Yrizar Arias, es maestra en Metodología y Pedagogía Jurídicas, así como doctora en Derecho por la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Fue diputada federal de la LVI Legislatura. Delegada Estatal de la Conaza. Maestra universitaria del Tec de Monterrey Campus San Luis. Catedrática de la Universidad del Centro de México, de la UASLP. Profesora en la Universidad de Guadalajara. También en la Universidad Mesoamericana, en la Universidad del Mundo Maya, y en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Dejar un Comentario