San Luis Potosí SLP México, octubre 22, 2017

Las plumas de oro de EL INFORMADOR

En las páginas de EL INFORMADOR ha quedado forjada la tinta de personajes de gran trascendencia en el mundo de la cultura, las artes, el periodismo y la política. Mujeres y hombres que han destacado en la historia por su intelecto y que a partir de su visión de la vida y la sociedad, dejaron un legado importante del que actualmente es punta de lanza de diálogos y debates.

Es así como Juan Rulfo, Agustín Yáñez o el entrañable Ramón Rubín han aparecido en las páginas de este diario centenario. A ellos se suma Rosario Castellanos, quien publicó en 1965 un poema inédito para este medio llamado “Presencia”.

Si volteamos la mirada a los más contemporáneos, hay letras de vanguardia como la de Antonio Ortuño, quien además de columnista, también formó parte de las filas laborales del periódico y no podríamos dejar de mencionar a Benito Taibo, un gran amigo y columnista que también hace las delicias con su escritura cuando se aproxima la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Entre grandes, Rulfo y Yáñez

El 5 de octubre de 1962, justo cuando este diario cumplió 55 años, apareció publicado uno los cuentos de Juan Rulfo, “El hombre”. Este escritor jalisciense es uno de los iconos de la idiosincrasia mexicana por retratar a la perfección las historias que convergen en los pueblos y sus campos.

Por su parte, el maestro Agustín Yáñez -quien fuera gobernador de Jalisco- es otro de los grandes talentos que plasmaron sus virtudes literarias en estas páginas. Novelista, ensayista, cuentista y político mexicano, de Yáñez se publicó, entro muchos otros trabajos, un  fragmento de una de sus obras más exitosas: “Al filo del agua”, una novela ambientada en la Revolución. El texto fue publicado el domingo 9 de septiembre de 1956.

Con visión feminista

La literatura nacional no se puede entender sin la interpretación de la maestra Rosario Castellanos, amante y creadora de la más sublime poesía. Su libro “Oficio de tinieblas” tuvo especial desarrollo en las páginas de este periódico, desde quienes analizaban su contenidos y la criticaban, hasta otros que empoderaban su pluma, tal y como lo hizo el periodista Víctor Hugo Lomelí, quien destacó su trayectoria en las letras y acompañó uno de sus artículos con un poema inédito de Rosario, hecho especialmente para este medio: “Presencia”.

Aquí una parte: “Algún día lo sabré. Este cuerpo que ha sido mi albergue, mi prisión, mi hospital, es mi tumba. Esto que uní alrededor de un ansia, de un dolor, de un recuerdo, desertará buscando el agua, la hoja, la espora original y aun lo inerte y la piedra”.

Periodistas y críticos
Este diario desde siempre ha contado con el talento de reporteros, editores y columnistas que han aportado su granito de arena a la construcción y estructura de lo que significa ser el periódico más emblemático de Jalisco y entre los muchos reporteros y analistas culturales que ha tenido nuestro diario destacan: Francisco Arvizu Hugues, Víctor Hugo Lomelí, José Luis Meza Inda; así como Alberto Plazola, Wolfgang Vogt  y Dante Medina, todos con un talento indescriptible para desarrollar temas culturales y tener un panorama fresco del desarrollo de la cultura en México.

Una joya de nuestro diario

Uno de los hombres más fieles a este periódico y que colaboró por cerca de tres décadas en sus páginas fue Ramón Rubín.

Originario de Snaloa, es tal vez uno de los autores que más destacan en este diario a través de sus cuentos. Rubín, quien fue profesor de la Universidad de Guadalajara y compañero de oficio de Rulfo y Yáñez, publicó en este diario desde los años cincuenta hasta los ochenta.

El domingo 19 de junio de 1988, el periodista Salvador Encarnación presentó una entrevista a dos páginas con Rubín, quien en ese momento lo recibió en su casa de Autlán, Jalisco, para platicar. En la charla, Salvador le preguntó: “¿Sigue escribiendo?”… A lo que el autor respondió: “Y qué otra cosa hago. De eso vivo y es lo que me entretiene”.

Los contemporáneos

Aproximadamente desde 2010 y hasta la actualidad, Antonio Ortuño -quien pertenece a la nueva ola de escritores y columnistas- ha plasmado su opinión en las páginas de este medio con su columna semanal “El mundo alucinante”; también, con su colaboración de los domingos, “Estas ruinas”, que aparece en el suplemento cultural “Tapatío” o durante la FIL con “La feria de las vanidades”.

En esta edición dominical también hay otras grandes plumas como la de Mario Vargas Llosa, Rosa Montero y Fernando Savater, entre otros.

Finalmente, Benito Taibo es otro de los amigos que han tomado a este diario como el medio para expresarse tal y como lo hace con “Filigranas” durante la FIL; así como en su columna “Viajes de papel”.

Dejar un Comentario