HomeTECNOLOGÍAAsí es como el dominio .tk transformó una pequeña isla del Pacífico en el epicentro del cibercrimen

Así es como el dominio .tk transformó una pequeña isla del Pacífico en el epicentro del cibercrimen

Así es como el dominio .tk transformó una pequeña isla del Pacífico en el epicentro del cibercrimen

  • Tokelau, con solo 1.400 habitantes, sorprendió al mundo al registrar más usuarios de su dominio .tk que cualquier otra nación.
  • Es un ejemplo de cómo los factores legales y tecnológicos pueden contribuir a la proliferación del cibercrimen.
  • Arqueólogos encuentran un esqueleto con una prótesis de mano de metal que podría tener unos 600 años.

Seguramente, navegando por Internet, has visto alguna vez una página web con terminación .tk. Se trata del dominio de Tokelau, una pequeña isla situada en el Pacífico, con una población de apenas 1.400 habitantes.

Este pequeño territorio se ha convertido en un inesperado epicentro del cibercrimen global, lo que ha puesto de manifiesto la compleja red de factores legales, económicos y tecnológicos que permiten que florezcan las actividades ilícitas en la web.

Tokelau y el dominio .tk

Tokelau y el dominio .tk

Joost Zuurbier, un empresario de Ámsterdam, Países Bajos, presentó la propuesta de gestionar el dominio de nivel superior con código de país de Tokelau, conocido como .tk. Este acuerdo permitía a los usuarios registrar nombres de dominio de forma gratuita con esta terminación.

La idea, en principio, buscaba otorgar acceso a la creación de páginas web sin coste, a cambio de tener anuncios alojados en dichos sitios. Una propuesta tentadora que, por desgracia, atrajo a un público no deseado.

Debido a que los dominios eran gratuitos, atrajo a spammers, phishers y ciberdelincuentes, convirtiendo a la pequeña isla en un centro involuntario de actividades delictivas en Internet.

La isla que se transformó en la capital mundial del cibercrimen

cibercrimen 2014

Hay varias razones por las que el dominio .tk se convirtió en un imán para los estafadores, hackers y delincuentes:

  • Gratuidad: los dominios .tk son gratis, y esto los hace muy atractivos para los ciberdelincuentes, que pueden crearlos y utilizarlos sin tener que gastar dinero.
  • Facilidad de registro: registrar este dominio es un proceso muy sencillo, que puede realizarse en cuestión de minutos. Esto lo hace aún más atractivo, donde se pueden crear webs maliciosas con total rapidez.
  • Dificultad de rastreo: el registro de los .tk se realiza a través de una empresa privada, Taloha, Inc., que no está obligada a revelar información personal de los registrantes. Esto, al final, dificulta a las autoridades el rastreo de las personas que utilizan este dominio.

Las consecuencias del cibercrimen en Tokelau

cibercrimen

Cabe señalar que la situación transformó a la isla, un tranquilo y remoto lugar cerca de Nueva Zelanda, en el epicentro involuntario del cibercrimen.

La reputación de esta nación insular se vio manchada, y su intento por limpiar el dominio .tk se convirtió en una necesidad imperante para recobrar su imagen y potencialmente afectar su posición internacional. El caso de Tokelau y su dominio muestra cómo la era digital trae consigo oportunidades y retos.

Muchas personas aprovechan el acceso gratuito del .tk para proyectos personales dentro de la legalidad, pero también hay quienes lo usan para fines ilícitos.

Los expertos señalan que, para solucionar el problema del cibercrimen en esta isla del Pacífico, es necesario abordar los factores que lo han propiciado.

  • Se debe eliminar la gratuidad del dominio, esto haría que fueran menos atractivos para los ciberdelincuentes.
  • Se debe dificultar el registro, por ejemplo, exigiendo a los registrantes que proporcionen información personal más completa.
  • Es fundamental mejorar la cooperación entre las autoridades de Tokelau y las autoridades internacionales.

Esto, según los expertos, permitirá rastrear y perseguir a las personas que actúan en la ilegalidad bajo el dominio .tk de esta pequeña isla del pacífico.

Compartir con
Valora esta nota
Author

editor@kripton.mx

Sin comentarios

Dejar un comentario